04 septiembre 2010

8 - ¿¿Premia o premio??



¿Qué es premia? ¡Vaya palabra!, será premio. No, no, Premia está bien dicho pero en euskera.
Premia = necesidad
Bien, hace unos cuantos años al Consejero de Educación del Gobierno Vasco, y a sus asesores supongo, se les ocurrió que las escuelas e institutos debían tener a alguien responsable que organizase, más o menos bien, los recursos informáticos de los que disponían los centros públicos.
De aquí surgió el Plan Premia, a desarrollar en tres fases diferentes, según las pelas que se necesitaban, I suposse. Este Plan consistía en ir dotando a los centros de una infraestructura informática que en el resto de España llevaba años-luz funcionando.
En Euskadi, ¡uy! perdón, en Euskal Herria, ¡que me ponen una cruz en la puerta!
Bien pues en este país, que queda más general y anodino, el dinero destinado a educación , como bien indican todos los diagramas que se enseñaban al respecto, era una gran cantidad, casi puedo decir que el 80 ó algo así, del presupuesto que había para el funcionamiento de ese año. Y visto de forma general, dices, ¡vaya, vaya, pues es un dineral!, claro, lo que no se explicaba era en cómo se repartía ese dinero.
Grosso modo casi el 90% del mismo iba destinado a la euskaldunización, del profesorado, de los niños, de las ikastolas, de la sociedad, de los premios, de los libros, de los cursillos de reciclaje (porque de no usarlo se te va olvidando), de alfabetización de los “euskaldun zaharrak” (hablantes de euskera como lengua materna), de financiación a los colectivos independentistas que “ayudan” a euskaldunizar poniendo el local y los ¿profes?, porque el Gobierno no tiene sitios suficientes para todo el mundo, de doblar al euskera las pelis, traducir los libros... bueno, es larga la lista, la dejo aquí.
Claro con tanto euskera se nos había olvidado que estamos en el mundo de la digitalización, pero hombre ¡si hay ordenadores!. Si el resto de España, que no me importa mucho, y Europa, eso si me importa, llevan años trabajando con ellos en las escuelas, pero si los chavales aprenden mogollón informándose en Internet, haciendo Cazas del Tesoro, manejando e ideando WebQuest, jugando con programas divertidos y preparados para ellos...
Pues bien, el Plan Premia venía como punta de lanza para decir que hacemos algo y que no es verdad que todo el presupuesto lo dediquemos al euskera, que no, que no.
Si hay un plan deberá haber un responsable que nos haga el trabajo sucio en los centros. Ya está Responsable Premia. ¿Pero no tiene horas libres? ¡Uy! pues se las ponemos. 3 horas al principio y hasta llegar a 6 horas semanales.
La gente, entre los que me encuentro, como loca haciendo cursillos de redes, metiendo horas a punta-pala fuera del trabajo, instalando programas, revisando antivirus, ayudando a los técnicos novatillos que enviaba la empresa de mantenimiento, que les paga 4 duros y los sobre explota, atendiendo a los profes: no funciona Internet, no puedo ver el correo, me sale un mensaje mu raro en la pantalla, no se enciende el monitor, no puedo entrar en la red, cómo imprimo, no tengo impresoras, imprimo y me sale mal, la impresora no tiene tinta, oyes que he perdido los archivos, ¿este video se puede ver?, ¿cómo me llevo las fotos de los chavales?, me han desaparecido las barras del Word... y 800 maneras más de completar esas maravillosas y fructíferas 6 horas que el Gobierno tenía a bien regalarnos semanalmente.
Y he dicho bien, regalarnos, pues este nuevo Gobierno, sin pelas, sin presupuesto pá ná, que ya se lo gastaron los anteriores en chorradas antes de dejar el cargo, decide que ¿pá qué va a pagar 6 horas de un profe que ha costao su dinerillo en cursillos y en esfuerzo personal, impensable en otras materias, pudiendo encárgaselo a una empresa, la anteriormente dicha, de mantenimiento con técnicos infravalorados y cobrando una miseria?
Pues eso que nos quitan las horas y si el Director tiene a bien concederte una “beca” de algunas horas del cómputo general que le toca al cole, cada uno tiene un cómputo diferente, pues te tiras de los pelos y le besas la mano, y si se pone a tiro las mejillas, y le agradeces que te deje como estabas, como en el chiste.
Este no es mi caso, mi dire, por llamarle algo, no ha tenido a bien seguir manteniendo esta figura tal y como estaba, la reducción horaria hace milagros y él no sabe negociar, ni con la Administración, ni con los profes, es sólo un figurón que ocupa una silla.
Eso sí, seré Responsable Premia hasta que la muerte nos separe. No os confundáis, responsable en el corazón, no de hecho, yo no soy responsable del KAOS que esto va a suponer para los coles, si los profes tienen dudas que pregunten en el Gobierno.
Este es el premio que nos merecemos, perdón, PREMIA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada