29 abril 2011

56 - ¿Signos de falta de educación o algo más?

Los partidos de fútbol se disputan en dos escenarios al mismo tiempo y con idéntica energía: en el terreno de juego y en las gradas. Esta máxima sirve para todas las categorías, desde benjamines hasta seniors, para escolares y federados, y también para profesionales y amateurs. Sólo cambian la calidad y la intensidad del juego y los decibelios que generan los aficionados. El problema es que la presión de los grandes estadios sobre los árbitros, entrenadores y jugadores no decrece cuanto más pequeños son los campos y deportistas. No resulta extraño observar los fines semana a un puñado de padres en la banda perder los estribos mientras sus hijos benjamines, alevines o infantiles intentan divertirse con el balón. Broncas e insultos al colegiado, al técnico, al propio crío, a los rivales, a las familias del contrincante... En el fútbol escolar también sucede y, aunque por fortuna sólo se registran actos violentos en un 5% de los partidos, los expertos consideran que es necesario adoptar medidas preventivas para evitar que las malas actitudes externas contagien a los chavales en edades tan tempranas.

(Autor: Iván Orio)

LEER TODO EL ARTÍCULO...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada