22 agosto 2011

94 - ¿Americanos os recibimos con alegría?

Hablando, el otro día, con unas amigas caí en la cuenta de que casi todos los que me rodean, familia o amigos, viven en casas individuales o pareados o adosados. Me pareció una fiebre que tenía que tener un origen y empecé a sospechar de nuestros amigos los americanos. Habíamos pasado de la casa de pueblo aislada o “adosada” a los pisos de capital y de ahí a la casa aislada o adosada, sí, pero esta casa era de otra manera.

A estas alturas no voy yo a descubrir la pólvora, pero nuestra cultura, mediterránea, por situación, y mediterránea, por tradición, ha estado dejando paso, poco a poco, a la chispa que la hará arder y la destruirá del todo, la americanización.

Los adelantos de la ciencia aparecidos en el siglo XX y, sobre todo, en su segunda mitad han revolucionado la historia de las civilizaciones, ofreciendo una información, masiva desde muchos puntos de vista, que hace que los pueblos sintamos como propias las vicisitudes de los demás. Pero de ahí a asumir, sin apenas crítica, como propias las culturas de los demás, va un triunfo.

Y todos estos adelantos, televisión, cine, publicidad, pequeños electrodomésticos, ordenadores, Internet… que usamos como progreso de la humanidad han venido de la mano de la inmersión cultural, si, pero de la inmersión cultural norteamericana.

No podemos dudar de que al ser la primera potencia mundial en cuanto a armamento, eso importa mucho porque hace pupita, a sistema financiero, del que dependen todos los demás bancos, bolsas, a cinematografía, que sería de nosotros sin sus películas exponente mundial de esa cultura, y a su forma de vida, a todos nos parece lo ideal.

Ellos han creído que sus magníficas aportaciones a la humanidad han convertido al mundo en un sitio más productivo, más pacífico, más divertido y más interesante. Sin embargo, si miramos desde el punto de vista del oponente, nos encontramos con la destrucción de nuestra forma de vida, nuestro sistema de organización, política y social, nuestra forma de entender los situaciones conflictivas, nuestra forma de expresión y divertimento. Y todo ello sin dejar de significar que de estos barros salieron esos lodos, pues la europea es la cultura original de los EEUU.

Hollywood y sus películas han contribuido a hacer mucho daño a la humanidad en general y a Europa en particular, porque nos hemos acostumbrado a ver como normal todo lo que pasa en EEUU, y a tratar de imitarlo, sin hacer ni por afición, el menor ejercicio de crítica ni de meditación al respecto.

En la actualidad todo nuestro sistema se base en SU cultura: la política bipartidista, el capitalismo más brutal, la comida más infecta, las películas más plañideras o violentas, las casas individuales y con jardín adosado, el trabajo desmedido, la idea de que todos tenemos oportunidades, la idea de que cada uno tiene lo suyo y es incompartible, el sistema judicial, la forma de solucionar los conflictos, Irak, Afganistán, Libia, Israel…

Americanización es un proceso de asimilación cultural referido a la influencia que la cultura de los Estados Unidos de América ejerce en otras culturas del mundo, lo que da como resultado un proceso de sustitución de la cultura nativa por la de este país norteamericano. (Wikipedia)

Ni que decir tiene que me valgo de un invento americano (PC e Internet) para hacer llegar a los demás mis pensamientos y sentimientos, pero no nos confundamos, creo que el mundo sería más pacífico, más liberal, menos anárquico, más rico, menos material y más humano, si la cultura americana no hubiera existido, hubiese sido una continuación de la europea.

Todos recordamos la canción de "Bienvenido Mr. Marshall" de Berlanga. ¿Es cierto, que los recibimos con alegría? Yo, no, pero aparte del KAOS manifiesto de esa cultura inocentorra, narcisista y ególatra, que sigue preguntando si en España hay televisión o lavadora y se asombra de saber que sí, desde hace muchos años, entiendo que haya gente a la que le emocione ser invadida por ellos.

Lo único que me parece genial y genuinamente americano es el pantalón vaquero. Se lo agradezco de veras.

Ahora la culpa la va a tener Isabel I de Castilla por darle ánimos y poder a Colón para ir a las Indias por otro camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada