10 agosto 2011

90 - ¿Chino?, pero ¿no era sueco?

¿Os suena el logo? Seguro que sí. Pues no hay que perderse el artículo que lo acompaña.

La capacidad de los chinos para crear falsificaciones no tiene límites. Después de abrir una cadena de tiendas prácticamente idénticas a las de Apple hace apenas una semana, el gigante asiático ha visto el tirón de la multinacional sueca Ikea y se ha lanzado a inaugurar un nuevo local casi exacto, pero 'made in China', según publicaba el pasado martes el Daily Mail.
Y una vez más, se han esmerado en calcar la imitación, porque el parecido con el fabricante de muebles es prácticamente exacto. En este caso, y una vez más, estos chinos han copiado todo lo que han podido. El mobiliario, la estructura del local, los colores identificativos del Ikea original (azul y amarillo), los lapiceros y hasta el restaurante. Aunque en este caso, los comensales podrán degustar carne de cerdo y huevos en lugar de las típicas albóndigas de las tiendas suecas.

Tampoco han descuidado el nombre, Shi Jia Yi Ju, similar a la pronunciación de Ikea en Chino: Jia Jia Yi Ju.

Hace un mes, saltaba la alarma en la localidad china de Kunming, donde las autoridades se vieron obligadas a cerrar dos tiendas falsas similares a las de la compañía de la manzana. Los establecimientos, dos sin licencia, vendían teléfonos iPhone, ordenadores Mac y demás aparatos genuinos a los de Steve Jobs.

Según han explicado a Reuters algunos expertos, esta réplica de Ikea indica, por un lado, la creciente demanda de los consumidores chinos por las marcas occidentales, y por otro, la nueva dimensión que están adquiriendo las copias 'pirata' de la propiedad intelectual en China.
La reacción del Ikea original ha sido clara: Para Ikea, "la protección de los derechos de propiedad intelectual es crucial". (COTIZALIA)



Carteras, relojes, bolsos, gafas, aparatos eletrónicos... Podríamos enumerar un sinfin de artículos con los que los chinos han hecho negocio gracias a sus logradas imitaciones. Recientemente saltó la noticia de las tiendas 'piratas' de Apple. Cabría preguntarse ahora qué podría ser lo siguiente. Ni más ni menos que ¡un Ikea al completo!

No una cama. Ni un armario, ni un determinado modelo de sofá. No. La marca entera. Con los mismos colores (azul y amarillo), los mismos letreros, las mismas secciones de muebles y el mismo estilo de cafetería, eso sí, con comida china.

La ciudad de Kunning, en el suroeste chino, es testigo de la existencia de esta tienda de 10.000 metros cuadrados repartidos en cuatro plantas. Se llama 'Shi Yi Jia Ju' y suena prácticamente igual que 'Yi Jia Jia Ju', nombre del verdadero Ikea en China, presente en el país con nueve tiendas.

Los falsificadores han dado un paso más allá y han hecho una réplica perfecta del gigante sueco, recreando ambientes, sensaciones y ¿éxito?

Por lo pronto los chinos siguen con su insaciable afán por parecerse a las marcas occidentales, imitando lo que a muchas otras marcas les ha costado millones en imagen de marca, valores y calidad de los productos. Las diferencias, mínimas. Una de ellas, la más significativa que en el Ikea falso los muebles son por encargo.

Y, ¿qué opina Ikea de esto? La empresa sueca cuenta con equipos de trabajo a nivel nacional e internacional que están trabajando para velar por la propiedad intelectual de la empresa, según han informado a través de un comunicado enviado a Reuters. (EL MUNDO)


Estos chinos no tienen nombre, de una civilización con un poder creativo infinito e incomparable en el mundo (papel, pólvora, brújula, porcelana, ábaco, seda, cometas y hasta la imprenta) han pasado a ser los mejores "copiadores" de las creaciones e inventos del resto del mundo. Es como si la velocidad a la que van las civilizaciones modernas no dejasen paso a su laboriosa y minuciosa tarea de crear, y para no perder la marcha, se hayan tenido que dedicar al minucioso arte del copieteo.
Y yo me pregunto ¿dónde está la SGAE?, bueno la ¿SGAE sueca o china? ¿Son franquicias? ¿Pagan royaltis? o ¿son meros piratas sin barco? Me da a mí que van a ser lo último, y sino, no hay más que ver los productos que venden en su bazares. Sí, esas tiendas que se desarrollan a la velocidad de los mohos y hongos.
Poco a poco los barrios más significativos de muchas ciudades españolas se han ido convirtiendo en "Chinatown" a lo hispánico. Bazares, tiendas de ropa, fruterías, zapaterías, bares... Sin horarios de cierre, sin días de vacaciones, sin fines de semana, sin problemas de venta, bajo cuerda, de alcohol a menores, sin respetar salarios mínimos...

En cuanto vean que la droga es un negocio en auge, se apuntan. Y sino, al loro.

Pura envidia por lo emprendedores que son!! Fijo, pero no me gustaría estar en las manos de la mafía que les rodea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada