02 septiembre 2012

243 - 107 oportunidades de flipar

En muchos pueblos y ciudades las fiestas patronales comienzan en esta época. Estas fiestas son un momento de diversión, jolgorio, bailoteo, risas, comidas colectivas, tanganas, borracheras más o menos subvencionadas, competiciones, ceremonias, compras innecesarias... Todo ello muy loable y todo ello muy deseable para olvidar penurias diarias. Pero lo que más emociona, sin lugar a dudas, es la feria, las barracas, que es como en Vitoria se llama a los cachivaches voladores, norias, casas del terror, tren de la bruja, autos de choque, simuladores, platillos, caballitos, barcazas, saltamontes, casetas de tiro y demás. Esto siempre emociona a chicos y grandes, por sus descargas de adrenalina, por la emoción, el suspense, el gusanillo que hace cosquillas en la tripa, la comida que se revoluciona en el estómago.

Todo, todito, todo, nos alegra y nos ilusiona, pero a veces se pasa, se precipita la tragedia más nefasta.

Este vídeo es un homenaje al aguante inconmensurable de un público, supongo que juvenil, a las revoluciones más persistentes de todos los cachivaches feriantes que yo he visto.

Si después de verlo sois capaces de aguantar sin el estómago revuelto os habéis ganado un comistrajo y un chocolate con churros llenos de aceitoso refrito y cargaditos de azúcar.

Hala!!!! a disfrutarlo!!!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada