15 enero 2011

31 - ¿Explosión controlada?

Esto es una oda al inventor del plástico protector con bolitas de aire.
No hay nada que más enganche en el mundo, que se rían los productores de coca, que explotar esos pequeños globos de aire que recubren nuestros más delicados regalos y presentes.
Es empezar y no acabar. En las casas llega hasta a haber competiciones de quién es el que más explota en menos tiempo. Es una actividad en familia de esas que no quedan.
En cuanto llega algo envuelto en ese tipo de plástico se organiza la juerga padre, tijeras, para cortar los trozos iguales por eso de no hacer trampas, preparados, listos, ya. Y empieza el KAOS en su más usual acepción, todo el mundo se dedica a apretar sus dedos, no valen otras formas más sofisticadas como sentarse encima, apretar con el pie, retorcer todo el plástico al mismo tiempo...
Al primero que acaba se le envidia con esa admiración que se tiene a las cosas bien hechas. ¡Menudo campeón! ¡Con esas manazas! ¡Así cualquiera!.
Bueno, pues después nos reímos juntos y pasamos a seguir con nuestras actividades individuales anteriores, volvemos a más de la anodinas rutinas.
Espero que pronto llegue otra remesa. Este juego familiar llena parte de nuestras vidas como el ver cine juntos, pero más económico, rápido y agradecido.
¿Qué no lo habéis intentado nunca?, por favor, ya es hora de que os divirtáis de verdad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada