Conforme a la Ley Europea sobre cookies, se han eliminado los widgets de terceras entidades que podían recabar, sin saberlo, información de los visitantes de este blog. Si alguien detecta uno, ruego que me lo haga saber para eliminarlo.

Gracias por vuestra visita y por vuestra ayuda.

16 mayo 2017

499 - MEDITACIÓN V (y última) - ¿Cuándo practicarla?

Ya hemos aprendido lo que es la meditación, sus beneficios, las condiciones adecuadas y los pasos que hay que seguir para hacerla, ahora toca saber CUÁNDO debemos practicarla. Lo realmente positivo es hacer meditación todos los días.

No hace falta mucho tiempo para realizarla, cuando se coge el ritmo es fácil que con media hora o menos se cumplan los requisitos para tener una meditación profunda que nos mantenga en calma y equilibrio interior.

1.- Realizar meditación a diario. Mientras caminas o vas o vienes de trabajar, mientras limpias la casa, mientras tiendes la ropa, mientras comes y sobre todo cuando te encuentres en momentos puntuales de tensión. Concéntrate en la respiración, despeja tu mente y aprecia la calma que te invade.

2.- Realizar la meditación a la misma hora. Es importante tener un hábito para sentir sus efectos de forma más profunda. Las primeras horas de la mañana son las mejores para meditar. Si te cuesta meditar todo el tiempo que te has propuesto, hazlo en periodos de tiempo más pequeños hasta conseguir el tiempo que deseas.

3.- Vivir de forma sana. Cuidar que la comida sea saludable (sin grasas o azúcares excesivos), hacer ejercicio moderado (andar es suficiente), dormir lo necesario (máximo de 8 horas) y evitar tóxicos como el tabaco o el alcohol ayudan a calmar el cuerpo y la mente.

4.- Realizar retiros "espirituales". De vez en cuando es necesario ir a sitios calmados, distintos, relajantes en los que las prisas no tengan cabida (un prado tranquilo, un lugar en la ciudad no transitado, un parque, un bosque...). También es aconsejable pasar unos días en lugares apartados (casas rurales, balnearios, playas poco transitadas, pueblos tranquilos...).

5.- Convertirlo en una práctica exitosa. Cuando estamos aprendiendo a meditar no debemos sentirnos preocupados por si lo hemos hecho bien o mal. Si al final de la sesión estamos tranquilos, calmados y felices... es más que suficiente, podremos decir que la meditación ha sido todo un éxito. Poco a poco iremos pidiendo más, pero éso... te lo pedirá tu propia práctica. Haz siempre lo que sea mejor para ti, no las prácticas que hagan los demás.

No buscar resultados en poco tiempo. Ante todo la meditación es una forma de vida, hay que tener en cuenta que el objetivo de la meditación es calmar la mente, lograr la paz interna y, con el tiempo, alcanzar una dimensión espiritual mayor. Recuerda sus beneficios: incrementa la consciencia y concentración, reduce la tensión, proporciona un estado de ánimo más calmado y relajado, mejora la memoria e incrementa la materia gris (neuronas).

Y CON ESTO HE TERMINADO MI MONOGRÁFICO SOBRE LA MEDITACIÓN (una práctica que aprendí haciendo Tai-chi, pero eso lo trataré otro día).


No hay comentarios:

Publicar un comentario